Este miércoles en el Cilindro de Avellaneda, Racing enfrentó a São Paulo por la tercera jornada de la fase de grupos de la Conmebol Libertadores. El dueño de casa con un entrenador resistido casi desde que llegó en medio de un club con una crisis dirigencial frente a un director técnico protagonista de uno de los mejores arranques de la institución en su historia. Dos presentes distintos.

+ La insólita jugada que no terminó en gol de Racing

Sin embargo, en el campo de juego, la Academia fue más desde el arranque aunque le costó muchísimo hacerle daño a Tiago Volpi, quien no fue figura por sus atajadas tampoco. Justamente, en la primera parte, a los quince minutos de juego, el arco paulista se salvó por un palo y un travesaño en la misma jugada.

En el segundo tiempo, el encuentro creció en cuanto a intensidad y bajó desde el juego. Para colmo en el visitante, sufrió las lesiones musculares de Luciano da Rocha Neves primero y después de Dani Alves, quien en la primera parte había estrellado la pelota en el travesaño de un tiro libre.

A falta de diez minutos para el final, William Fernando da Silva se fue expulsado por roja directa: había ingresado al campo de juego hacía nada menos que ocho minutos. Despejó para arriba una pelota dividida y le pegó con de todo a Darío Cvitanich, quien entendió a la perfección la jugada.

A la espera del encuentro entre Rentistas y Sporting Cristal, los dos de peor rendimiento en el Grupo E, Racing fue mejor en su casa pero no pudo aprovechar el hombre de más sobre el final. Igualmente, con el empate, la Academia quedó segundo con cinco puntos por detrás de São Paulo, que había ganado sus dos primeros encuentros.