Esta mañana, Barcelona y Atlético Madrid se enfrentaron por el partido correspondiente a la fecha número 35 de La Liga. El equipo catalán debía ganar para superar a su rival de hoy en la tabla de posiciones del campeonato español, pero el duelo no pasó del empate en cero y ahora todo quedó en manos del Real Madrid.

Getty

¿Por qué? Mañana a las 16.00, Real Madrid y Sevilla se medirán en el duelo de escoltas. Una victoria de los blancos hará que iguale la línea del líder y le pondrá un poco más de suspenso a una definición que también tiene a los sevillanos como protagonistas. De ganar mañana, los de Julen Lopetegui se pondrán a 4 de los colchoneros con 9 puntos en juego.

Esta situación vuelve a poner en el ojo de la tormenta a los de Ronald Koeman. Si bien no fue una mala temporada, el rendimiento en algunos partidos clave ha dejado mucho que desear para los vigentes campeones de la Copa del Rey. Sobre todo, en un momento donde cada victoria puede significar un trofeo más en las vitrinas.

Un gráfico de ESPN nos muestra que, por ejemplo, Barcelona no pudo ganar ninguno de sus dos Clásicos ante el Real Madrid (perdió de local y de visitante). También fue eliminado de la UEFA Champions League por el PSG (cayó 1 a 4 en la ida y empató 1 a 1 en la vuelta) e igualó en este partido ante los del Cholo Simeone en el certamen doméstico.

El próximo martes, Barcelona viajará a Valencia para chocar ante el Levante. Ya no depende de sí mismo para salir campeón y todo quedará en manos de los dos de la ciudad de Madrid.