A lo largo de 94 años de historia del club Cruz Azul, el cuadro de la Noria ha tenido personajes emblemas, pero en la última década hay dos futbolistas que pasarán a la historia, ya que han quedado en los corazones de los aficionados Celestes, se trata de Óscar el "Conejo" Pérez y Christian "Chaco" Giménez, quien este 1 de febrero ambos celebran su cumpleaños.


Aunque el portero mexicano no compartió la cancha con el atacante naturalizado mexicano durante su estancia en Cruz Azul, sus legados se formaron en diferentes épocas, pero siempre aportando al conjunto, para así alcanzar el ansiado título, el cual llegó tras más de 23 años de sequía y sin ellos como jugadores, ya que el retiro los alcanzó antes de poder levantar la tan deseada novena, aunque el exarquero sabía de esas mieles de la gloria ya que era el único sobreviviente del último título de la Máquina en 1997.

Pero el futbol da revanchas y no solo de rivalidad, sino de cumplir sueños guajiros, como ver jugar al Conejo y al Chaco en la misma cancha bajo la misma casaca. Fue en el club Pachuca donde ocurrió la magia en 2018, uno de los momentos más esperados por los aficionados que pensaron que jamás verían.


En aquella ocasión ambos veteranos contaban con 45 y 37 años, en pleno ocaso de su carrera futbolística y aunque solo compartieron 23 minutos de partido, fue suficiente para los verdaderos fans Celestes y Tuzos y porqué no, también del futbol mexicano. Fue un momento especial, ya que se dio en el Pachuca vs Cruz Azul en el Estadio Hidalgo en un partido de Liga MX y antes en la Copa MX.

¿Qué hace el Conejo Pérez y el Chaco en la actualidad?

Hoy la historia es otra, con caminos distintos, pero con el Cruz Azul siempre en el corazón, el Chaco y el Conejo comparten también el día de su cumpleaños, aunque en diferentes años. El exarquero está celebrando sus 49 años, mientras que Giménez cumple los 40 años.

Actualmente el Chaco se encuentra lejos del banquillo y en México, luego de concluir su relación laboral con el Club Atenas, dos meses después de su llegada y apenas con nueve encuentros dirigidos. Mientras el exarquero regresó a la Noria en 2019 para emprender el proyecto como entrenador de porteros tras su retiro definitivo de las canchas.