Alianza Lima ha tenido un 2021 con altos y bajos. Hasta el 17 de marzo, por ejemplo, la depresión era onmipresente en la Victoria. Aquel día, sin embargo, el TAS les dio una genial noticia: volvían a primera división, después de haber descendido en cancha. 

Entonces, llegó la luna de miel. Jefferson Farfán se animó a regresar al club de sus amores. Debutaron en la Liga 1 y les fue bien. Ganaron y hasta la Foquita metió gol. Lamentablemente, los buenos tiempos no fueron eternos. 

El 10 de la Calle se lesionó y no lucharon por el título de la fase 1. Luego, Hernán Barcos también se sintió. Quedó entonces en evidencia que el equipo que habían planeado para la Liga 2 era, quizás, insuficiente para la primera división. Se comenzó a hablar de refuerzos. 

Este viernes quedaron fuera de la Copa Bicentenario y el Pirata volvió a salir por sus condiciones físicas. Quedó en evidencia que necesitaban más peso. Ahora, solo les queda pensar en la Fase 2 y para ello incorporarán atacantes, como el mismo Carlos Bustos lo afirmó. 

Según Kevin Pacheco de RPP se piensan principalmente en dos posiciones: "El cupo de extranjero se agotará con un centrodelantero, pero aparte se está analizando la opción de sumar un refuerzo nacional (volante interior). Esta semana se debe definir ambos casos". Habrá que esperar por los nombres.