La Selección Peruana amaneció este martes como el peor equipo de las eliminatorias. La palabra crisis había vuelto a los titulares deportivos. La urgencia de sumar era inminente. Los de Ricardo Gareca tenían que salir con todo. 

El desafío no iba a ser fácil. La Blanquiroja visitaba a Ecuador en Quito. El objetivo era repetir lo conseguido en el proceso pasado: ganar en la altura en condición de visitante. La confianza no faltaba. Igual, las expectativas no eran las mejores. 

Perú comenzó bien en la primera mitad. Gianluca Lapadula tuvo un claro mano a mano con pase de Cueva que pudo abrir el marcador. Después fue Aladino quien tuvo su oportunidad. Fue entonces el Bambino que metió el pase con un tremendo taconazo. Igual, la primera mitad terminó 0-0. 

En la segunda parte, hubo un gran susto: el juez principal cobró penal tras una mano de Luis Abram. Después de minutos de tensión, el árbitro se arrepintió. Entonces, llegó el momento de la Selección. En un contragolpe, Gianluca Lapadula quedó mano a mano. Se acercó lo más que pudo al arquero y asistió a Christian Cueva que definió a placer.

Luego, tocó sufrir. Otra vez, un contragolpe llevado por Advíncula y Gianluca Lapadula terminó en gol. El nacido en Italia daba su segunda asistencia. Nuevamente, el sufrimiento. Llegó, el descuento de Gonzalo Plata. Con el 2-1 encima comenzaron a correr los descuentos.