Se viven momentos de presión y definiciones sobre el futuro de Lionel Messi. Mientras está a la espera de terminar su compromiso con PSG (le falta un partido por la Ligue 1 de Francia), el astro argentino estudia las propuestas que tiene sobre la mesa. Arabia Saudita y la MLS ya han subido sus ofertas, mientras que Barcelona todavía no puede elevar la suya, pero espera por un movimiento que podría acelerar todo.

Las últimas horas han sido movidas y las ofertas que tiene por fuera de Europa lucen más interesantes que cualquier otra que pueda aparecer. Messi espera por Barcelona, aunque las últimas declaraciones tanto de Xavi Hernández como de parte de la directiva del club no ayudan. “Depende en un 99 por ciento de él“, aseguró el entrenador del Barça sobre la posible llegada de Leo. ¿Es así?

De acuerdo a lo que revelaron los periodistas Esteban Edul y Leo Paradizo en ESPN, estas declaraciones no gustaron al entorno de Messi. ¿Por qué? Es que el Barça no puede hacer ninguna oferta hasta tanto tenga el visto bueno de LaLiga con su plan de viabilidad. Una vez que esto pueda aprobarse, recién ahí el club podrá negociar con el crack. En definitiva, los Culés están en desventaja.

El jugador de Barcelona que pueda acelerar el fichaje de Messi

Desde el diario Sport revelaron que la secretaría técnica de Barcelona ha tenido conversaciones con varios agentes deportivos en donde han manifestado lo que tiene que pasar para que Messi pueda llegar. La frase que se repitió en varias ocasiones fue: “Leo vendrá cuando se vaya Raphinha“.

La venta del brasileño permitiría poder negociar con Messi con libertad debido a que amortizaría parte de su fichaje. A su vez, tendrían los recursos económicos necesarios para afrontar la operación retorno del argentino, de acuerdo a la información del medio español. Raphinha está en el radar de varios clubes de la Premier League, pero su intención es quedarse en el Barça.

Al club catalán se le empieza a complicar la oportunidad de concretar el regreso más esperado por sus fanáticos. Messi quiere decidir su futuro cuanto antes y el tiempo no favorece al Barça, ya que el plan de viabilidad todavía no tiene el visto bueno de LaLiga y mientras esto no ocurra, la operación por Leo no puede llevarse a cabo.