Siempre se habla de lo corta que es la carrera de un futbolista profesional, y de la gran cantidad de adversidades, subidas y bajadas que pueden atravesarse en un tan pequeño estrecho de tiempo. Y la vida de José Luis Gómez es un claro ejemplo de ello.

El ex defensor de Racing pasó de jugar en la Selección Argentina con Messi a alejarse del fútbol, trabajar como Uber y todo ello con menos de 30 años. Ahora, entrando en la tercera década de su vida, se esperanza con la posibilidad de volver al fútbol profesional.

“A pesar de todas las cosas que pasan en la vida sigo firme acá para seguir creciendo y seguir aprendiendo”, aseguró con una nueva publicación en su cuenta personal de Instagram. Allí dejó claras sus intenciones y el crecimiento personal que ha tenido en este tiempo.

“Quería dejar en claro que voy a seguir jugando, soy joven para dejar el fútbol y es lo que más me gusta hacer. En ningún momento pensé dejar el fútbol, sigo con muchas ganas y confianza para seguir disfrutando el fútbol y mi pasión es volver a disfrutar dentro de una cancha donde uno se siente feliz”, afirmó el ex Lanús.

La carrera y vida de José Luis Gómez, una dura historia en los últimos 10 años

Tras debutar con Racing en 2013, José Luis Gómez estuvo dos años en el primer equipo de La Academia, donde no logró mostrar su mejor nivel. Luego pasó por San Martin de San Juan, donde su nivel mejoró y eso lo llevó a Lanús.

Bajo la dirección de Jorge Almirón destacó, y su nivel lo hizo parte fundamental del plantel que ganó el Campeonato de Primera División 2016, la Supercopa Argentina 2016 y la Copa del Bicentenario 2016. Eso lo llevó a la Selección Argentina, donde tuvo su primer revés.

Una rotura de ligamentos en su rodilla izquierda lo marginó dos años de la cancha, y su regreso se vio truncado por una enfermedad que volvió a alejarlo de los terrenos de juego.

Ya sin equipo, Racing le dio la oportunidad de regresar, firmar un nuevo contrato y entrenar con la reserva durante seis meses. En junio del 2022 parecía todo cerrado para que vuelva a jugar con Barracas Central, pero Gómez sorprendió a todos con una publicación en su Instagram: “Hasta acá llegue, mi cuerpo dijo basta…me sacaron las pocas ganas para salir adelante después de tantos golpes. Es el peor día de mi vida”.

Con ello parecía alejarse del fútbol, y su padre reveló en Diario Olé que su hijo, entonces de 29 años, comenzó a dedicarse a los trabajos clásicos y a manejar un Uber. “Nosotros siempre fuimos una familia humilde. El Negrito (José Luis Gómez) nos ayuda. Después de los entrenamientos, sale a trabajar con el auto a la tarde. A veces, más a la noche.“

Ahora Gómez parece estar listo para buscar una nueva oportunidad en el fútbol y reencontrarse con el nivel que lo supo llevar a la Selección Argentina.

El apoyo de su familia y otros futbolistas

El propio José Luis Gómez agradeció en la publicación a su familia, por el apoyo incondicional mostrado siempre. “Sólo quiero agradecer a la familia, a mis hijos y a la gente que siempre esta para apoyarte y tirarte un aliento para no bajar los brazos”, reconoció.

En la publicación también respondió Sergio Romero, el arquero de Boca con el que coincidió en aquella fatídica Fecha FIFA y a quienes une su pasado en Racing. “Es así Negrito, el fútbol tiene muchas piedras en el camino, pero somos fuertes para sobreponernos y seguir adelante, Crack! Nunca bajes los brazos y mentalidad positiva que todo se acomoda, trata de ponerle buena cara y siempre para adelante”, fue el mensaje del arquero con más presencias en la Selección Argentina.