En toda la historia de los Juegos Olímpicos, Guatemala sólo ha ganado una medalla. En Londres 2012, Erick Barrondo subió al podio con la bandera del país centroamericano en el pecho al obtener la medalla de plata en la prueba de 20km de marcha. 

13 años después, en Tokio 2020, la delegación guatemalteca vuelve a tener grandes posibilidades de pisar otro podio de la mano del bádminton. Kevin Cordón está disputando un torneo que ya es histórico y luchará en la mañana de este lunes por la medalla de bronce. 

Cordón, de 34 años, está participando en sus cuartos Juegos Olímpicos y se está desquitando luego de la eliminación en primera ronda de Río 2016 a causa de una lesión en su rodilla. Con la clasificación a cuartos de final se convirtió en el primer jugador no asiático, ni europeo en llegar a esa instancia. Luego estiró la racha y logró meter a Guatemala en un selecto grupo de siete países que tuvieron representantes en semifinales olímpicas de bádminton. 

Este domingo, el nacido en La Unión dejó pasar la primera chance de asegurarse una medalla. Fue derrota por 21-18 y 21-11 ante el danés Viktor Axelsen, que se clasificó a la final, que jugará por la presea dorada ante el chino Long Chen

Cordón superó el Grupo C con triunfos ante el mexicano Lino Muñoz y el hongkonés Ka Long Angus NG, ambos por 2-0. En octavos superó al neerlandés Mark Caljouw por 2-1, mientras que consiguió meterse entre los cuatro mejores ante el surcoreano Kwanghee Heo por 2-0. Este lunes buscará dejar una huella más en la historia en el partido por el bronce ante el indonesio Anthony Ginting.