Después de vencer por nocaut en el sexto asalto en la revancha a Tyron Woodley, Jake Paul había decidido tomarse un considerable descanso para ocuparse de otros negocios ajenos a su presencia sobre el cuadrilátero. En total fueron 10 meses hasta que volvió con victoria sobre Anderson Silva, el pasado 29 de octubre en la Gil Rivera Arena de Glendale.

Ni siquiera ha transcurrido un mes desde esa pelea y el youtuber, que pisa cada vez con más fuerza en el mundo del boxeo, ya parece haber encontrado un nuevo desafío tal y como dejó ver desde sus redes sociales, en las que compartió un cara a cara algo casero ante Andrew Tate, con quien ya habría iniciado negociaciones.

Tate es también una pesonalidad de las redes sociales y tiene pasado en el kickboxing, donde supo construir un récord de 76 victorias y 9 derrotas. Al igual que Paul, es un personaje polémico, al punto que sus reiterados comentarios misóginos y el repudio que estos generaron lo obligaron a cerrar varias de sus redes.

Es curioso que aunque Jake Paul sigue creyéndose capaz de convertirse en campeón mundial de boxeo, insista en tomar peleas que no involucran a boxeadores profesionales en actividad, siendo esta su gran cuenta pendiente para terminar de convencer a los fanáticos tradicionales, que continúan observándolo de reojo.