La actuación de México en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 fue verdaderamente histórica. A pesar de no coronar el espectacular rendimiento con el primer puesto (como en Londres 2012), se quedó con la medalla de bronce y demostró uno de los estilos de juego más atractivos de la competición.

Uno de los mejores futbolistas del certamen fue Guillermo Ochoa, el arquero refuerzo que escogió Jaime Lozano para que acompañe a los jóvenes. A semanas de la finalización de la participación del Tri, el estratega elogió de sobremanera al portero por sus dotes motivacionales y el respeto que inspiraba entre sus compañeros.

"Memo le llegaba mucho a los jugadores. Yo veía a (Luis) Malagón y a (Sebastián) Jurado cuando llegó Memo y es como si estuviera dirigiendo al lado de Zidane, Pep (Guardiola) o (Jurgen) Klopp. Lo veían con una gran admiración", señaló el director técnico en una entrevista con TUDN.

"Contra Francia ganamos y lo primero que dijo fue que había que 'poner los pies sobre la tierra' porque después de un marcador abultado, contra una selección poderosa, a lo mejor la mayoría pensaba 'ya estaba'", aseguró.

Sigue sin encontrar equipo

Sin la urgencia de retornar a la dirección técnica en el corto lapso, Lozano todavía no firmó contrato con ningún equipo pese a las múltiples propuestas que recibió: rechazó un ofrecimiento de Japón y, de momento, Chivas y Pumas continuarán con Víctor Manuel Vucetich y Andrés Lillini en el cargo, por lo que no se hará cargo.