La crisis financiera que afronta Barcelona afectó directamente a la calidad del plantel para la temporada 2021-22. Con Ronald Koeman fuera, el elenco culé está intentando volver a ser protagonista y tiene en enero la posibilidad de reforzarse, ahora con Xavi Hernández como entrenador.

La última ventana de transferencias marcó la salida de figuras como Lionel Messi, Antoine Griezmann y Miralem Pjanic. De los refuerzos, sólo Memphis Depay conformó a los hinchas, mientras que Sergio Agüero no estará disponible a causa de su afección cardíaca, y Luuk de Jong tiene la puerta señalada por sus bajos rendimientos. 

 

La economía no ayuda para salir a buscar refuerzos de calidad y, es por eso, que la bolsa de agentes libres parece ser una buena opción para que el Barça sume talento. Sobre todo, si el seguno más valioso en esa lista ya tuvo grandes actuaciones con la camiseta del club catalán.

Tras un paso por Guangzhou Evergrande, de la liga de China, y un fugaz ciclo por Al Ahli, de Arabia Saudita, que terminó repentinamente con sólo cuatro partidos disputados, Paulinho rescindió su contrato y quedó con el pase en su poder a los 33 años. 

El brasileño supo defender los colores del Barça con enormes rendimientos en la temporada 2017-18 y es el segundo agente libre más caro según Transfermarkt con 5 millones de euros, detrás de su compatriota Ricardo Goulart, que vale 6.

 

En junio de este año, antes de firmar con el club chino, el mediocampista surgido en Corinthians había declarado a Mundo Deportivo: "Si el Barça me llama, ni el dinero ni el tiempo de contrato serán un problema y esta vez no tendrían que pagar traspaso por mí".