Brooklyn Nets recibió a Golden State Warriors en el Barclays Center en la inauguración oficial de la temporada 2020-21 de la NBA, en un juego que tenía diferentes atractivos desde la previa. Sin embargo, los locales impusieron condiciones desde un comienzo y dejaron en claro que el partido sería de ellos.  

Kevin Durant volvió a las pistas después de un año y medio sin actividad, siendo además su primer juego oficial vestido como jugador de Brooklyn Nets. Justamente, su último cotejo oficial había sido con el equipo que este martes enfrentó, sitio donde supo conseguir dos anillos NBA junto a Stephen Curry y compañía. Nada de eso le importó y su planilla de 22 puntos y 5 rebotes lo demuestra.

Si bien por momentos quedó evidenciada la falta de ritmo, Kevin Durant fue dominador desde el primer cuarto y dejó en claro que será una amenaza constante para sus rivales. Kyrie Irving también se lució demostrando que, en plenas condiciones físicas, sigue siendo el basquetbolista con mejor manejo de balón del mundo y uno de los armadores más completos de la NBA. 

En cuanto al juego, en el primer cuarto sirvió para entender lo que iba a pasar después: a falta de 4:55 para que culmine, los Nets ya ganaban por 15 puntos (26-11) y la ventaja siguió subiendo en el primer tiempo. De hecho, en el segundo cuarto la vara se elevó a 20 con el 50-30 parcial, para que luego en el tercero rebase los 30 puntos. Sí, Brooklyn dominó en serio y ahora va por todo. 

Por su parte, Stephen Curry aportó 20 puntos, repartió 10 asistencias y se elevó para 5 rebotes, pero no pudo evitar la derrota 125-99 de Golden State Warriors. Mucho por trabajar para Steve Kerr, quien no pudo contar con Draymond Green que se sigue poniendo a punto. Los Nets son serios candidatos y los Warrios una incertidumbre absoluta.