Las palabras sobran para calificar el traspaso del escolta James Harden a Brooklyn Nets, convertido en el intercambio más importante de la temporada 2020-2021 en la NBA, donde además se unirá con su ex compañero en los inicios de su carrera, Kevin Durant, que a su vez tienen una relación comercial con el entrenador del equipo Steve Nash.

¿No lo entiendes? Tranquilo, no existe nada oculto entre ellos tres. Lo que sí queremos comentarles es que tanto KD como La Barba y la leyenda canadiense están unidos bajo un mismo negocio: todos ellos son accionistas y propietarios minoritarios de equipos en la Major League Soccer (MLS).

Tal cual. El fútbol es capaz de unir a Durant, Harden y Nash bajo una misma pasión, y es que todos han puesto parte de sus millonarias ganancias económicas en invertir en la expansión de este deporte en Estados Unidos, incluso uno de ellos tiene presencia en España, en un equipo del Ascenso. Se los contamos en Bolavip.

Durant, Harden y Nash: unidos por los Nets y la MLS
 

De los tres integrantes de los Nets metidos en el fútbol estadounidense, el primero en entrar fue Nash, fanático de este deporte que en 2008, mientras jugaba en Phoenix Suns decidió invertir su dinero en el Vancouver Whitecaps, donde es propietario desde 2011; pero no es lo único, pues además en 2016 se unió con otros ex deportistas para quedarse con el Mallorca, hoy en la Segunda División española. 

El siguiente en entrar fue Harden, y lo hizo en el año 2019, cuando era parte de los Rockets, se involucró en la propiedad del dos veces campeón de MLS, Houston Dynamo, con participación además en el Houston Dash, de la liga femenina (NWSL), indicando que "contemplo esta inversión como una forma de aportar a mi ciudad y expandir mis áreas de negocio al mismo tiempo".

El último en entrar al negocio de la Major League Soccer fue Durant, que en junio de 2020 decidió adquirir el cinco por ciento de la propiedad del Philadelphia Union, ganador del pasado trofeo Supporters' Shield, con la opción de comprar otra parte en el futuro, a través de su empresa de inversiones Thirty Five Ventures.

Como pueden apreciar, en el vestidor de los Nets no sólo se hablará de estrategia ni de básquetbol, también habrá un espacio para discutir sobre el deporte más hermoso del mundo.