A una semana de que se cumplan dos meses desde que saliera públicamente su intención de salir de Green Bay Packers, de cara a la temporada 2021 de National Football League (NFL), el mariscal de campo Aaron Rodgers tendrá su cabeza, a partir de este miércoles, en uno de sus importantes negocios.

Con un patrimonio neto de más de $120 millones de dólares, el veterano jugador de 37 años, tiene una serie de inversiones realizadas gracias a su éxito en el fútbol americano, entre ellas, en uno de los equipos deportivos del Estado de Wisconsin, como son Milwaukee Bucks.

Y si bien no está confirmada, aún, su presencia, se espera que Rodgers esté presente, tanto este miércoles como el próximo viernes, en los dos primeros partidos de las Finales de Conferencia Este en NBA, cuando enfrenten a los Atlanta Hawks en el Fiserv Forum.

La nueva preocupación de Aaron Rodgers: Milwaukee Bucks
 

La relación del quarterback con la franquicia de básquetbol se remonta hasta el año 2017, mientras estaba en su 12° temporada con Green Bay, cuando decidió invertir poco más de $5 millones de dólares para adquirir el 1 por ciento de su propiedad, que actualmente tiene un valor de mercado de $1,800 millones.

Consultado en 2019 por su relación con los Bucks, Rodgers comentó que "quería estar involucrado, en primer lugar porque amo el básquetbol y en segundo lugar porque he estado aquí durante tanto tiempo que quería, además de mi conexión con los Packers, solo otra conexión natural con el estado que amo y en el que he crecido".

Aaron Rodgers

Pero tal y como dijimos, dada la actual relación que tiene con el equipo de la NFL, se hace muy difícil de que el mariscal de campo se haga presente en el estadio para acompañar a los Bucks, aunque los aficionados lo esperan con los brazos abiertos.