Tuvieron que pasar más de nueve meses, exactamente 279 días, para que la Selección de Estados Unidos volviera a ganar un partido oficial. Lo hizo en suelo europeo, en la ciudad austríaca de Wiener Neustadt, y con una base de jóvenes jugadores que militan en el Viejo Continente, superó a Panamá por 6-2.

Aunque las cosas no partieron de la mejor manera para el equipo de Gregg Berhalter, porque en menos de diez minutos, su equipo recibió un gol por primera vez en un año, gracias a un cabezazo de José Fajardo (8'); el equipo de las barras y las estrellas necesitó de 480 segundos para volver a inflar las redes y a los abrazos.

Y lo hizo gracias a tres jugadores que tuvieron en esta fecha FIFA de noviembre su debut absoluto con Estados Unidos. El primero de ellos fue Giovanni Reyna, hijo del histórico Claudio Reyna, que juega en el Borussia Dortmund alemán y que a los 18' anotó un preciso tiro libre para poner la paridad.

El olfato goleador de Gioacchini en Estados Unidos
 

Sin embargo, la remontada pudo ser una realidad gracias a otro futbolista que jugaba su primer partido como titular en el seleccionado estadounidense, como el delantero Nicholas Gioacchini, hijo de padre italiano y madre jamaicana, que milita en el Caen francés, quien con la camiseta número '9' mostró su olfato goleador.

En el minuto 22, cuatro después del gol de Reyna, el atacante aprovechó un rebote dado por el portero canalero Orlando Mosquera, tras un remate de Uly Llanez, para poner el 2-1 parcial; y posteriormente, en los 26', estuvo atento a un pivoteo del defensor Matt Miazga para conectar de cabeza el 3-1 definitivo.

Y tuvo la opción de marcar un hat-trick, cuando en el minuto 65 pateó un lanzamiento desde el punto penal; pero finalmente su remate fue muy débil y contenido con seguridad por el portero centroamericano, dándole un nuevo aire a los canaleros, quienes lograron descontar mediante Fajardo (78').

Otro debutante goleador en Estados Unidos
 

Sin embargo, faltando siete minutos para el final, el Team USA logró sellar la victoria, gracias a otro debutante en el equipo, como es Sebastián Soto, de padre chileno y madre mexicana, que en el minuto 82 anotó el cuarto tanto; y luego, en los 90', con otro testazo, puso la media docena de goles.

Y para cerrar la faena, el único jugador del medio local que fue convocado, como Sebastian Lletget, de Los Angeles Galaxy, anotó el quinto tanto para la escuadra estadounidense, que cerró su año futbolístico "de galera y bastón".

El futuro futbolístico de Estados Unidos
 

De esta forma, la Selección de Estados Unidos termina de manera invicta su temporada 2020, donde producto de la pandemia del Coronavirus sólo pudo jugar tres partidos amistosos: 1-0 ante Costa Rica en febrero pasado, el empate sin goles de visita ante Gales hace cinco días, y esta goleada frente a Panamá.

Sin embargo, el entrenador Gregg Berhalter no descartó la posibilidad de que su equipo pueda jugar un partido amistoso más, en diciembre próximo, cuando termine la temporada 2020 de la Major League Soccer (MLS), con jugadores del medio local, para luego enfocarse en un 2021 que tendrá en el horizonte las Clasificatorias Concacaf rumbo al Mundial de Qatar 2022.