Inter Miami viajó hasta el Subaro Park de Pensilvania y se enfrentó a Philadelphia Union, encuentro correspondiente a la segunda jornada de la MLS. Ambas franquicias buscaban su primera victoria de la temporada en la liga y finalmente el resultado varobale terminó cayendo para los de Florida.

El equipo de David Beckham fue protagonista del mejor partido del fin de semana pasado, aunque lamentablemente para ellos no se dio el mejor resultado después de ir ganando dos veces su cotejo ante Los Angeles Galaxy. Por su parte, los de Philadelphia igualaron ante Columbus Crew y también están disputando la Concachampions. 

El primer tiempo no fue de los más atractivos de la temporada, pero de igual manera la visita tuvo una oportunidad clara en los pies de Robbie Robinson. El jugador estadounidense de 22 años se perfiló de izquierda al centro y sacó el derechazo al segundo palo, estrellando el balón en el travesaño. Todo esto, mientras Gonzalo Higuaín pedía la asistencia en soledad. 

El complemento fue totalmente diferente. Philadelphia mostró una cara que se pareció más a lo producido a lo largo de la pasada temporada y, en pocos minutos, encontraron premio. Kacper Przybylko asistió a Jamiro Monteiro, quien no dudó dentro del área y puso en ventaja a los locales. 

Rodolfo Pizarro dejó el campo de juego a los 62 minutos debido a su mal rendimiento y allí fue cuando Inter Miami comenzó a tener dominio de la posesión. Luego, llegó el momento de la unión de hermanos: Federico Higuaín habilitó a su hermano Gonzalo y este puso la igualdad en el marcador. 

El partido tenía preparada una sorpresa para el final en los pies de Federico Higuaín. El argentino, quien ingresó en el complemento, terminó siendo el salvador de Inter Miami, ya que además de la asistencia a su hermano fue el autor del gol definitivo 2-1. Claro, nada podría haber sido sin una jugada deluxe de Nicolás Figal.