En algunas organizaciones cuando se da un cambio de puesto en las altas esferas, con la llegada de un nuevo elemento suele haber cambios sensibles en otros niveles con el arribo de personas de confianza del recién llegado. En el caso de los Pumas, Miguel Mejía Barón asumió el cargo de vicepresidente deportivo y planteó su postura respecto al director técnico Andrés Lillini.

+ TRANSMISIÓN DEL PANAMÁ vs MÉXICO EN VIVO Y EN DIRECTO AQUÍ

 

 

En su regreso a los Pumas, precisamente en la conferencia de su presentación, el Doctor Miguel Mejía Barón se comprometió a “apoyar en lo que pueda al primer equipo, apoyar a Andrés. Sin haberlo tratado creo que ha hecho un gran trabajo y merece progresar en su carrera en el primer equipo. Eso para mí es una inquietud muy fuerte”.

 

Ante la complicada situación de los Pumas tras la renuncia de Jesús Ramírez como vicepresidente deportivo, Miguel Mejía Barón envió un mensaje a los aficionados que han expresado su malestar: "Saben que esto no se modifica de un día para otro, hay procesos y necesitamos comprensión, que sigan exigiendo, pero que entiendan que hay procesos que van cambiando. Les pedimos calma, espacio para retomar el camino del éxito".

Regresa después de 20 años

La vida de Miguel Mejía Barón ha estado íntimamente ligada a los Pumas. Fue un defensa central entre 1964 y 1976. A inicios de los años 80 fue su director deportivo y su director técnico por primera vez entre 1988 y 1991; en esa primera etapa los hizo campeones de liga en la temporada 1990-91; volvió como entrenador en los torneos Verano 2001 e Invierno 2001. Su trabajo más reciente en la Liga MX fue auxiliar técnico de Tigres.

 

 

"No puedo ni quiero ofrecer resultados inmediatos porque no me gusta prometer lo que no estoy seguro de cumplir, pero yo vengo a trabajar", dijo Miguel Mejía Barón. "No sé en este momento en qué área debo acentuarme, creo que lo más sensato es llegar, conectarme en todos los sentidos, conectar con los entrenadores y buscar cómo podemos continuar con el espíritu de Pumas".