Normalmente, los partidos de la Selección mexicana son una fiesta que reúne a los seguidores en el Estadio Azteca para apoyar a su combinado nacional, teniendo como prioridad pasar un buen rato y sacar un buen resultado.

Este domingo 26 de marzo, ocurrió lo contrario en el Coloso de Santa Úrsula. La afición mostró su molestia por los últimos partidos del Tricolor,  abucheando a algunos futbolistas y repitiendo el grito homofóbico.

El resultado del partido contra Jamaica fue 2-2, viviendo un ambiente muy extraño en el Azteca. Al final, múltiples asistentes se marcharon molestos y con dudas en el inicio del proceso que encabezará Diego Cocca.

En el primer tiempo, el partido fue detenido por una fuerte tormenta eléctrica en la Ciudad de México. Un aficionado en las tribunas pudo captar una escena pocas veces vista y reprobable en los inmuebles del país.

Dos vendedores de cerveza estaban discutiendo, hasta unos segundos después golpearse. Entre gritos de los demás aficionados, los dos hombres llegan a las manos para ser separados por la policia instantes después.