En el T-Mobil Arena de Las Vegas, Tyson Fury denfendió con éxito su Título Mundial Pesado CMB luego de darle una paliza a un Deontay Wilder tras ganarle por KO en la undécima vuelta. El británico demostró que resiste cualquier tipo de mano, que se necesita algo más que una mano noqueadora para quedarse con una pelea y que es el mejor peso completo de la actualidad. 

Con el primer campanazo el nacido en Alabama se mostraba enfocado y prendido ante un británico que se veía sorprendido por la forma en la que se movía un rival. Sin embargo, el europeo le conectó un golpe y se llevó el primer asalto porque le hizo sentir su mano a un hombre que no tiene nada de mandíbula para resistir los golpes. 

Por otra parte, en el tercer asalto se dio uno de los quiebre de las peleas luego de que Tyson Fury evidenció nuevamente las carencias defensivas que tiene Deontay Wilder y lo mandó a la lona, para volver a demostrar que se iba a quedar con su cinturón. A pesar de esto, la campana salvó a estadounidense, por lo que se esperaba que la pelea termine en el siguiente. 

Sin embargo, para sorpresa de muchos, el Bombardero de Bronce mostró coraje y lo mandó dos veces al Rey de los Gitanos. Lo dejó por el piso, mirando el techo del T-Mobil Arena sin saber qué pasó  por su cabeza, pero con la certeza de que solo habían sido una vuelta porque en los siguientes segundos volvió a tirarle todo su peso en el cuerpo para cansarlo y hacerle daño. 

Tras el cuarto asalto, Deontay Wilder no volvió a aparecer en la pelea, pero que vendió muy cara la derrota ante Tyson Fury luego de que se haya ido a la lona en el décimo asalto. A pesar de esto, fue en el undécimo asalto cuando el Rey de los Gitanos pudo sacarlo de la pelea para derrotarlo y retener su corona.