Esta edición de las Eliminatorias Concacaf está siendo más dura que de costumbre para la Selección mexicana, que de igual manera se las ingenió para ganar la mayoría de los partidos y subirse a la cima de la tabla de posiciones con once puntos en los primeros cinco juegos disputados.

Tras golear a Honduras por 3 a 0, el conjunto comandado por Gerardo Martino tendrá la difícil misión de sacar los tres puntos en el Estadio Cuscatlán frente a El Salvador por la fecha 6. El territorio siempre ha sido un ambiente hostil para el Tri y también lo será hoy, con serenatas y alborotos en los alrededores del hotel donde domirán los jugadores.

La rivalidad que tiene la afición del país centroamericano con el cuadro azteca data de hace mucho tiempo. Una de las entonaciones de guerra es "al Mundial no vamos, pero a México le ganamos". La frase, que se sigue utilizando hasta hoy con algarabía, nació en la década de 1990.

 

En la clasificación para el Mundial de Estados Unidos 1994, La Selecta se medía contra su par mexicano sin chances de ir a la Copa del Mundo, mientras que su adversario ya tenía sus boletos en la mano. Para sorpresa de los presentes, el conjunto más débil ganó el partido por 2 a 1.

Los otros destinos desagradables para el Tri

Además de El Salvador, México tiene a Costa Rica (en San José) y Honduras (en San Pedro) como otros destinos en los que el recibimiento le es hostil. ¿Podrá sacar adelante el choque de mañana?