Tras derrotar al Napoli en una exhibición de Jude Bellingham el fútbol volvía a LaLiga. Un Real Madrid obligado a vencer enfrentó al Granada por un Santiago Bernabéu al tanto del 2-1 del Girona contra Valencia. Jornada marcada por los rendimientos de una pareja que conformada por Brahim y Rodrygo, hizo las veces de Jude Bellingham ante los nazaríes. Mañana Barcelona y Atlético de Madrid se quitarán puntos entre sí.  

Carlo Ancelotti apostó por los Andriy Lunin, Dani Carvajal, Antonio Rudiger, David Alaba, Ferland Mendy, Jude Bellingham, Toni Kroos, Fede Valverde, Rodrygo, Joselu y Brahim. Quedaba la duda de saber como formarían estos y de saber si veríamos sobre el césped un 442, 433 o el 4312 de la presente temporada. Granada afrentaba la fecha como 19 en LaLiga y con el estreno del Cacique Medina.

Desde el 2013 que no había victoria de los andaluces ante el local. El último precedente en este sentido pasaba por un autogol de Cristiano Ronaldo en Los Carmenes. Un nombre clave en la previa del partido en el Bernabéu y donde en caso de marcar, Bellingham superaría sus marcas en el inicio de ambos por Real Madrid. El hombro del joven inglés, apto para la competencia pero con muestras de dolor más que evidentes. Empezaba un duelo donde las lesiones del local y la convocatoria de juveniles como Nico Paz se repetían en relación al miércoles.

Todo comenzaba sin apenas novedades hasta el minuto 10. Fue ahí donde Raúl Fernández, portero del Granada, sintió una molestia en la espalda que le obligó a retirarse del terreno de juego. Ingresaba André Ferreira en un Bernabéu todavía sin muchos movimientos en cuanto a las aéreas. El mejor hasta entonces, un Fede Valverde cada vez más omnipresente y con la función de quitarle metros a Kroos en defensa. Su centro shoot a Rodrygo, lo más destacado en 20. Toni rompería todo cinco más tarde.

Una pared entre el alemán y Brahim terminaría con el malagueño marcando en mano a mano con Ferreira. Se fue al córner a celebrarlo el malagueño mientras varios de sus compañeros se fueron a por un Kroos que hacía honor a su condición de jefe de la medular. Real Madrid apenas sufría, controlaba a Lucas Boyé con Rudiger y eso sí, no terminaba de convertirse en una máquina ofensiva que hiciese ver una goleada por delante. ¿Bellingham? Un gran acción donde Díaz le dejó mano a mano con Ferreira. 1-0 al descanso en el Bernabéu.

Real Madrid, con un ojo en Barcelona vs. Atlético

La segunda mitad iniciaba con Lucas Vázquez ingresando por Dani Carvajal. El Bernabéu empezaba a desesperarse con el arbitraje de un González Fuertes que amonestaba a Bellingham y Kroos por diversas protestas. Al 56 llegaría el segundo con una acción donde Brahim conectaba con Jude, este remataba para que en el rebote Rodrygo marcase un nuevo gol desde rebote. El brasileño sigue en racha y no se queda sin aportar tantos desde el 5 de noviembre.

A partir de ahí los de Ancelotti gestionaron la noche. Ingresaba Ceballos por Joselu para encontrar algo más de equilibrio y volver a contar con cuatro centrocampistas. Una picada de Bellingham para Valverde, un remate de Lucas Vázquez o algún cabezazo de Brahim, acciones perdidas por un conjunto blanco que empezaba a sentirse vencedor. Granada, poco o nada en casi 80 minutos de un duelo donde puntos eran más importantes que las sensaciones.

Todo esto gracias al Barcelona vs. Atlético de Madrid que llegará mañana. Uno donde rivales directos del equipo de Ancelotti se quitarán puntos entre sí. Fran García, Gonzalo y Nico Paz vieron minutos en el final de un duelo donde los blancos llegan a 38 unidades. Girona y Real Madrid cumplen, mañana uno de sus perseguidores se cae.

¿Qué les queda hasta 2024?

Restan tres compromisos para los Merengues en lo que nos queda de año. El primero llegará ante Real Betis el próximo sábado, luego el día 17 de diciembre frente al Villarreal en el Bernabéu y finalmente contra Alavés en Vitoria sobre la noche del 21/D. Terminar el año en lo más alto de LaLiga, el gran objetivo de los blancos.