Con tanto desastre que hace sobre los tabloncillos de la National Basketball Association (NBA), los equipos de la liga se preguntan cómo detener a Stephen Curry, pues en cuanto tiene una oportunidad arremete con todo ante el canasto y factura de tres a la causa de Golden State Warriors.

Para muestra un botón, "Steph" arribó a los 300 triples en 58 partidos, una cifra increíblemente espectacular que da muestra del poderío del jugador desde la línea de larga distancia, y en la acción del martes por la noche frente a New Orleans Pelicans hizo de las suyas para demostrarlo.

A pesar de la caída del quinteto de la Bahía, el base se marchó del Smothie King Center con 37 unidades, nueve rebotes y dos asistencias en 37 minutos de acción. Sin embargo, los focos de la noche no se los llevó por su actuación, sino por una especie de "sabotaje" que sufrió en pleno partido.

Stephen Curry (Foto: Getty)

Apaguen la luz de Stephen Curry

Transcurrían poco más de 4:00 minutos en el marcador del compromiso cuando Stephen Curry recibió el esférico desde el sector derecho de la cancha, e instantes antes de lanzar al tablero las luces del recinto se apagaron por completo, evitando el triple del base.

Sin embargo, lo sucedido no agradó para nada a "Steph", quien mostró su rostro de molestia al igual que su entrenador Steve Kerr, pues parece que esa es la única manera de detener al "Señor Triple" en los mejores tabloncillos del mundo.