Las ilusiones de Argentina para llegar a las medallas en básquet en los Juegos Olímpicos de Tokio se depositan principalmente en Facu Campazzo. El base completó su primera temporada en la NBA en los Denver Nuggets, llegando a semifinales de conferencia en la parte oeste de la liga, donde cayeron rotundamente ante Phoenix Suns.

Facu se ganó el respeto de toda la NBA por sus cualidades defensivas y su showtime a la hora de dar asistencias espectaculares en la cara de sus rivales. Su temporada fue de menor a mayor, donde comenzó jugando pocos minutos por partido o ni siquiera jugar, para pasar a ser titular en sus primeros Playoffs.

La eliminación en semifinales de la Conferencia Oeste le permitió al base argentino tener unas semanas de preparación y descanso para llegar óptimo a Tokio y ponerse la camiseta de la Selección Argentina, para llenar de esperanza al equipo dirigido por Sergio Hernández.

La medalla de Oro parece imposible debido al Dream Team que llevará Estados Unidos, pero la Selección Argentina de básquet tiene además de Facu un equipo aspirante a un campañón con la química del plantel que fue subcampeón del Mundial de China en 2019 y nuevos jóvenes que serán la cara del equipo los próximos años.

Facu Campazzo, Gabriel Deck, Luca Vildoza desde la NBA. Leandro Bolmaro próximamente. Luis Scola para ser el líder y la referencia como el último estandarte vigente de la Generación Dorada, además de Nicolás Laprovittola y Marcos Delía, comandados por el Oveja Hernández serán las claves para que Argentina pueda soñar con una medalla en Tokio. Y porque no, hasta con la dorada.