Tiene 15 años y toda una vida por delante. La rusa Kamila Valieva tuvo una performance de ensueño en los Juegos Olímpicos de Pekín 2022. Su andar arriba de los patines sobre hielo parecía una danza mágica que eclosionó con el posible caso de doping. Su caso de doping. Ahora, lo que parecía una fiesta empezó a reversionarse para convertirse en una película de terror.

El equipo ruso ganó la prueba por equipos, escoltado por Estados Unidos y Japón, triunfo en el que Valieva tuvo un papel decisivo al liderar la clasificación de los programas corto y libre. En este último, la niña de 15 años realizó un cuádruple giro en dos ocasiones, una dificultad que nunca se había visto en la prueba femenina de unos Juegos Olímpicos de Invierno.

Lo que expuso el posible doping fue el aplazamiento de la entrega de las medallas. Con el llamado Victory Ceremony pospuesto, la Federación Internacional de Patinaje (IUS) lo calificó como "un problema legal”, refiriéndose a que, por su edad, la patinadora rusa es una “persona protegida” bajo el código mundial antidopaje. Por este motivo, no podría ser identificada como la deportista que habría dado positivo en un control el pasado diciembre.

Por su parte, la International Testing Agency (ITA) afirmó estar al tanto de los rumores que circulan en torno a la deportista de 15 años y su posible caso de doping, que sería el primero de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022. “Cualquier anuncio vinculado con un hecho de esa naturaleza sería publicado en el sitio web de la ITA y no comentado por ninguna otra vía”, afirmó un vocero de la ITA al referirse a la situación que el portavoz del Comité Olímpico Internacional (COI), Mark Adams, atribuyó a "un caso con implicancias legales".

Según informó el diario Sort-Express, la sustancia detectada es una medicina utilizada para tratar problemas cardíacos, trimethazidina, que de acuerdo a fuentes del Comité Olímpico Ruso, no contribuye a la mejora del rendimiento deportivo, aunque la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) la consideraba hasta hace poco un estimulante. Si se confirma su positivo, la patinadora rusa recibiría una sanción más benévola, dado que es menor de edad. Si tuviera 16 años, la misma sería mucho más amplia.

Más allá de los rumores suscitados en Pekín, casi no hay casos en los que las contrapruebas echen por tierra un positivo inicial. Y, en este caso, el propio COI busca silenciar lo más posible el asunto. Pero, a la vez, internamente, ya notificó a todos sus estamentos que Valieva es positivo.