Lionel Messi ya está consagrado como uno de los mejores futbolistas de la historia y mientras los días para el Mundial de Qatar 2022 se tachan, el debut del astro argentino con su seleccionado nacional mayor ya quedó como algo lejano. Dicho debut fue el 17 de agosto del año 2005. Pero no fue una historia de hadas, sino que duró en cancha apenas 45 segundos.

Si bien el día del debut con la camiseta de Argentina debería ser una jornada inolvidable para cualquier futbolista, ese no es el caso de Messi. El astro argentino no tiene el mejor recuerdo de aquel partido, ya que apenas a los 45 segundos de su ingreso al encuentro fue expulsado.

Messi ya era reconocido al menos a nivel nacional y en Barcelona. Tenía 18 años y ya comenzaba a vislumbrarse que el futuro tenía reservadas grandes cosas para él.

Además, ya era el jugador más destacado a nivel Sub 20 en su país. En ese mismo 2005 se había consagrado como campeón mundial en esa categoría y fue la gran figura de ese certamen. El día de su debut con el equipo mayor fue el 17 de agosto contra Hungría, en el estadio Ferenc Puskás, en la capital húngara.

A los 18 minutos de la segunda mitad, el entonces entrenador José Néstor Pekerman decidió meter a la cancha a la Pulga, con el dorsal número 18 en su espalda. Ese significaba el estreno oficial de Messi en el equipo mayor. Quien le dejó su lugar en el campo de juego fue Lisandro López, quien le dio un fraternal abrazo y por aquel entonces jugaba en el Porto de Portugal.

Apenas ingresado, llegó la primera incidencia del nacido en Rosario que paró la pelota con su pie derecho, encaró y descargó. Cortó Hungría, recuperó el mediocampo albiceleste y la redonda volvió al poder de Messi. Nuevamente, la frenó con la inhabil. Y ahí comenzó el lío: Vilmos Vanczák llegó para pelearle la pelota, lo tomó de la camiseta por detrás, el argentino forcejeó y largó el brazo derecho a la cara del húngaro. Dos veces.

El árbitro alemán Markus Merk cobró la infracción. Lionel Scaloni, actual entrenador de Argentina, fue a discutirle al juez. Los defensores Roberto Ayala y Juan Pablo Sorín llegaron para intentar poner un manto de calma pero ya era muy tarde. El réferi amonestó al húngaro y le mostró la tarjeta roja directa al joven jugador argentino.

Hugo Tocalli, ayudante de Pekerman, declaró con amargura: “Cuando lo expulsaron fue un momento muy duro. Lo llevé abrazado junto a los doctores al vestuario para poder mimarlo, porque realmente era muy grande el desconsuelo que tenía. Lo que lloraba. La verdad que cuando terminó el partido, los compañeros lo apoyaron, aunque lo que lo terminó calmando fue cuando Pekerman le prometió que iba estar en la próxima convocatoria”. Además, le demostró su apoyo: “Son cosas del fútbol. No vamos a cambiar la opinión que tenemos sobre vos y vas a estar con nosotros en el próximo partido".

El resto es historia, Messi actualmente es el máximo goleador de la Selección argentina y uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos. Y en Qatar 2022 pretende seguir reescribiendo la historia.