El ex campeón de UFC, Francis Ngannou no pudo vencer al campeón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Tyson Fury, pese a su gran desempeño en el ring el pasado sábado por la noche en el Boulevard Hall de Arabia Saudita.

Todos los expertos y conocedores del boxeo conocían cuál sería el destino del camerunés, pues dadas las condiciones y aptitudes de Fury, estimaban que el boxeador estaría por encima del Ngannou.

Riddick Bowe, ex campeón de peso pesado retirado hace mucho tiempo, fue uno de los que no le daba una oportunidad a Ngannou y se dispuso a ser espectador presencial del choque, esperando el momento en que Fury colocara punto final a la pelea, pero eso no sucedió.

Por el contrario, para sorpresa de muchos, incluyendo a Bowe, quien no creía lo que pasaba cuando Ngannou derribó a Fury en el tercer asalto. Pese a que el ex campeón de peso pesado creyó que era algo de momento, el camerunés demostró su potencial para dejar boquiabiertos a todos.

UsykDuboisConferenciaFinalTR-9Promotor de Usyk: Esta versión de Fury no es la que queremos vencer

Al final, Fury se quedó con la victoria por decisión dividida, aunque de manera controvertida. Ahora, el “Rey de los Gitanos” tendrá un enfrentamiento indiscutible contra Oleksandr Usyk. 

Sin embargo, desde el punto de vista de Bowe, no cree que Fury deba continuar, por el contrario, está seguro de que el campeón del CMB ya debe colgar los guantes.

"O necesita retirarse o no debería pelear más. Peleó contra un tipo que no tenía peleas y para que un tipo no tenga experiencia, Fury debió haberlo sacado de allí temprano", indicó Bowe en conversación con Fight Hub TV. 

Pero eso no es algo que tenga en mente Fury por lo pronto, y se excusa de su rendimiento en el ring el pasado sábado, alegando que simplemente fue una mala noche y prometió mejorar en sus próximas apariciones.

Para Bowe, las palabras de Fury son vacías y su mejor época oficialmente ha llegado a su fin.

"En mi opinión, si yo fuera Tyson, me retiraría", sentenció.