Enrique Peña Nieto supo ser presidente de México entre diciembre del 2012 y noviembre de 2018, lapso en el que se mostró allegado al deporte en distintas ocasiones. En esta nota platicaremos sobre su amor por el futbol y su curiosa historia que tiene con el balompié. Como pocos conocerán, el abogado le iba a un equipo en su niñez pero más adelante lo abandonó por otro. ¿De cuáles se trata?

Mientras estaba al mando del país, el oriundo de Atlacomulco se declaró máximo fanático de la Selección Mexicana y aseguró que le iba "a todos los equipos". Sin embargo, su corazón está claramente dividido en dos clubes. Uno lo marcó de pequeño, pero con el correr del tiempo decidió inclinar su fanatismo por una cuestión de pertenencia. Hablamos del América y del Deportivo Toluca...

 

Esta confesión la hizo tras el título de las Águilas en el Torneo Apertura 2013 de Liga MX. En aquella ocasión, los dirigidos por Miguel Herrera vencieron de manera épica al Cruz Azul con el recordado gol de Moisés Muñoz sobre la hora y la posterior definición por penales. Luego de saludarlos y felicitarlos por la hazaña, Enrique Peña Nieto se animó a revelar su máximo secreto.

"En mis orígenes, cuando empecé a ser aficionado al futbol efectivamente le iba al América. Así fue, así nací. Y luego fue evolucionando y le tuve que ir al Toluca, que lo llevo también aquí guardado, que es el equipo de casa. Pero ahora como presidente de México le voy a todos", señaló entre risas el abogado. Así es: es fanático de los Diablos Rojos.

 

 

Cabe resaltar que Enrique Peña Nieto ha vivivo cada uno de los 10 títulos del Toluca en Liga MX. Si bien en los primeros dos aún era un bebé (1967 y 1968), en los restantes pudo disfrutar de las alegrías que le dio su equipo favorito. La última vez que los Choriceros se hicieron con el trofeo (Bicentenario 2010) el abogado aún era Gobernador del Estado de México, para que tomen dimensión del tiempo que ha pasado...