El expresidente del 'Papá de América' después de mucho tiempo habló en entrevista de fútbol. Juvenal Silva, recordado por su paso dirigencial en Cienciano quiso explicar diversos temas, entre ellos el aniversario 120 de la entrañable institución, la única peruana con reconocimientos internacionales en forma de títulos. 

"Primero deseo saludar a quienes campeonaron desde la Copa Perú en 1972. Había jugadores que tuvieron gran renombre. Siempre estarán en el recuerdo del Cienciano del Cusco. Después, tuve la satisfacción de poder lograr la Copa Sudamericana y Recopa. Estuvimos entre los diez mejores clubes del mundo, el presupuesto de todo Cienciano era de un jugador de Boca Juniors. Tuvimos jugadores de mucha talla". 

En una nota íntegra a 'El Comercio', Juvenal Silva quiso explicar también su historia con el famoso 'Papá de América': "Desde muy joven nos inculcaron los valores en el glorioso colegio Nacional de Ciencias. Nuestros profesores nos enseñaron a querer al Cienciano. Cuando el equipo ganaba en la Copa Perú, nos daban feriado el lunes. Justamente habla del cariño, hace poco, con Ibáñez, Lugo, Portilla, Acasiete, Bazalar, García, Carty, Maldonado, Saraz, entre otros, quienes lograron que nuestra institución sea la más grande de América". 

 

Los triunfos en Copa Sudamericana y Recopa tienen una explicación, así lo detalló el exdirectivo peruano: "Sí, junto con Freddy Ternero, quien siempre será recordado como un gran hombre, gran entrenador, el mejor, pues nadie ha logrado el objetivo de copas internacionales. Recuerdo que conversaba con Freddy y nos preguntábamos: ¿por qué Barcelona y Real Madrid siempre salen campeones? Así que hicimos una copia. Empezamos con los entrenamientos a doble turno, sumamos la parte psicológica, la motivación y física. Dentro las motivaciones, recuerdo, que los muchachos pegaban en los sacos las caras de los rivales, y los boxeaban, así lograban los objetivos". 

Sobre el doloroso descenso de Cienciano en 2015, el ex padre de la patria lo tiene claro: "Conmigo no descendía. Cuando acepté ser presidente, y tuve que jugarme la categoría en Cerro de Pasco, logramos mantenerla. Después, los años me permitieron a través de la experiencia, hacer un club privado con ocho dueños, quienes tenían que aportar. No se pudo, así que me pidieron la institución, y lo entregué. Sin embargo, había gente que quería hacer a Cienciano el primero en América, no se entiende la figura. Los socios íbamos a respetar a los que serían dueños, aportando cinco millones de dólares anuales, pero no comprendieron". 

Finalmente, dejó picando la respuesta de si se anima a volver a ejercer un cargo en su querido Cienciano del Cusco más adelante: "No lo descarto. Que pase toda esta pandemia, estoy seguro que en cualquier momento conversaré para volver a ponerme la camiseta del club Cienciano".