¿Sentencia de despido para Ronald Koeman? Benfica le pegó fuerte a Barcelona para devolverlo a su realidad. Goleada por 3-0 con una gran actuación del uruguayo Darwin Núñez, autor de un doblete. Rafa Silva completó el resultado favorable para el conjunto portugués por la segunda jornada del Grupo E de la UEFA Champions League. Con este resultado, los catalanes complican sus chances de clasificar a octavos de final.

Gran demostración de intensidad y juego por parte del equipo de Jorge Jesús. El local supo atacar las deficiencias de un Barcelona, cada vez más inmerso en una crisis deportiva donde Ronald Koeman vuelve a quedar en el ojo de la tormenta. Las dos derrotas (ésta de Benfica y la anterior ante Bayern) lo ponen en serio riesgo de ver los octavos de final desde afuera.

El inicio del partido fueron todas arremetidas de un Benfica enérgico y determinado a golpear a Barcelona. Lo hizo rápido, ya que a los dos minutos, el uruguayo Darwin Núñez se escapó por la izquierda y volvió loco a Éric García. De afuera hacia dentro tuvo el espacio para rematar al primer palo y marcar el 1-0. Mala marca del joven español, intercambiado con Ronald Araújo a ese sector, precisamente para evitar que el uruguayo vaya para adentro.

Gol de Darwin Núñez

Benfica no escatimó en descansos y siguió apretando. Yaremchuk pudo anotar el 2-0, pero se encontró con una buena respuesta de Ter Stegen para salvar. La respuesta de Barcelona llegó con Pedri y dos remates, que se fueron cerca. Pero, la chance más clara para los de Koeman la tuvo Luuk de Jong, luego de que Frenkie de Jong se desprendió rumbo al área y le dejo servida la pelota para empujarla a gol. El cierre del brasileño Lucas Verissimo salvó al conjunto local del empate.

Barcelona no hacía pie, pese a las situaciones desaprovechadas. Koeman no dudó en sacar a Gerard Piqué del campo de juego, luego de que el defensor se salvó de una expulsión por doble amarilla tras un contraataque de los portugueses. La jugada también fue polémica por una supuesta falta de Araújo sobre Núñez dentro del área, que para Orsato no fue penal. 

La intensidad de la primera media hora provocó que el juego cese en protagonismo durante los últimos minutos de la primera parte. Mientras que en el complemento, Benfica entró dispuesto a liquidar la historia. En tanto, el Barça buscó sus ocasiones, más que nada por pelota parada, pero sin lograr generar peligro.

Al minuto 68, Rafa Silva se encontró con el segundo gol, luego de que Ter Stegen le tapó un mano a mano a Joao Mario. El mediocampista de 28 años definió con la cara externa de su botín para sentenciar el 2-0 y poner en serios aprietos a Ronald Koeman.

Gol de Rafa Silva

Barcelona parecía rendido. Koeman equivocó el cambio de Piqué, no por la elección de Gavi con su ingreso, sino que retrasó a un Frenkie de Jong que era de lo más activo en ataque con sus desdobles y llegadas al área. Con esto, perdió sorpresa y terminó sentenciando también el partido, sobre todo, ante la falta de creatividad de su equipo.

El Glorioso liquidó las acciones con un gol de penal al minuto 79. Una clara mano de Dest dentro del área no había sido interpretada como penal para Orsato, pero tras una revisión en el VAR cambió de parecer. Penal para que Darwin Núñez convierta un doblete y ponga el 3-0 definitivo

Gol de penal de Darwin Núñez

Sólo quedó tiempo para la expulsión de Éric García, quien completó una actuación para el olvido, al igual que la de todo Barcelona. Benfica tuvo muchos puntos altos, además de Núñez: el propio Rafa Silva, Julian Weigl y hasta el argentino Nicolás Otamendi. El resultado favorece a los de Jorge Jesús para ponerse segundos a dos puntos de Bayern Múnich, su próximo rival donde pelearán por el primer lugar del grupo.