Philadelphia 76ers pasó de candidato a desastre en tan sólo una serie. Quedó eliminado en las semifinales de la Conferencia Este de los Playoffs de la NBA 2021 luego de perder el séptimo juego ante Atlanta Hawks. Ben Simmons tuvo mucho que ver y fue uno de los peores del equipo.

Si hay que ser sinceros, excepto Joel Embiid y Seth Curry, que jugaron mayormente bien en todos los partidos, el plantel entero de Philadelphia decepcionó, incluído el coach de primer año con el equipo, Doc Rivers. Pero con Simmons, hay dudas más grandes.

Los problemas con el australiano son la poca efectividad y capacidad de traducir su éxito de temporada regular a Playoffs. Lamentablemente, su falta de tiro exterior y tiros libres hacen que sea una desventaja para su equipo en postemporada, en especial en los últimos períodos. Lo que preocupa es la nula mejora en ese aspecto y lo falto de confianza que se lo vio ante Atlanta.

Los desastrosos Playoffs de Ben Simmons

Para empezar, una estadística que muestra su falta de confianza es que en los últimos cuatro partidos de la serie ante Hawks acumuló 34 minutos entre todos los últimos cuartos y tuvo cero tiros de campo intentados. No sólo eso, sino que cuando más cerca estuvo, tenía una volcada servida, y prefirió pasar la pelota insólitamente. (video arriba)

La otra estadística, y probablemente peor, es que tuvo un porcentaje de efectividad de tiros libres del 34.2% en los Playoffs. Entre jugadores con mínimo 70 intentos, es el % más bajo de la historia, superando a tiradores históricamente malos (pero jugadores de elite, a diferencia de Simmons) como Shaquille O'Neal, que 37.4% en 2006, y Wilt Chamberlain (38%  en 1968). Es hora de que el base evolucione en la NBA, o evite que los demonios en su cabeza influyan con su rendimiento.

Simmons, buena compañía en la estadística equivocada. (Foto: @Statsmuse)