Boca jugó uno de sus mejores partidos en el semestre, pero no pasó del empate ante Corinthians en un clima caliente en La Bombonera. A pesar del traspié, el conjunto que dirige Sebastián Battaglia aún depende de sí mismo para clasificarse a los octavos de final de la CONMEBOL Libertadores: se jugará todo ante Deportivo Cali en casa.

El árbitro uruguayo Christian Ferreyra también fue protagonista en el choque copero. El juego interrumpido, sumado a la acalorada discusión entre los jugadores durante el segundo tiempo, limitó al colegiado hasta para adicionar minutos de descuento y los jugadores del Xeneize se fueron más que disconformes con su desempeño.

Quién alzó la voz post-partido fue Darío Benedetto, reprochando las decisiones arbitrales de Ferreyra y el resto del cuerpo arbitral. "No estamos por el resultado, pero sí por el partido que tuvimos. Lo manejamos los 90 minutos con un equipo que se metió atrás, pero creo que también es una vergüenza lo que pasa. Más de 12 minutos el partido parado y cuando adiciona, adicionan 7 minutos", reclamó el referente de Boca.

A pesar de la frustración por los jueces y tiempo de descuento, el "Pipa" valoró lo hecho por su equipo. "Es exagerado lo vergonzoso que es esto, pero nosotros estamos tranquilos por el partido que hicimos; nada para reprocharse. El vestuario va a estar unido como siempre, porque más de lo que hicimos no podemos hacer", reflexionó. Este es el camino, pero el resultado contra Deportivo Cali será crucial para el 2022 del club.