Este viernes, el Estadio Bicentenario hizo de sede para la despedida de la Selección Argentina antes de la Copa América.

 

En un campo de juego en perfectas condiciones y unas tribunas repletas de hinchas, los jugadores tuvieron su caricia por parte del público.

Después del himno nacional y antes del pitazo inicial, una bandera se hizo presente en el recinto.

 

En la tribuna que daba a la espalda de los jugadores, un trapo gigante les dio el último mensaje de aliento para los futbolistas de la Albiceleste.

¡Imponente!