Este lunes, Gianni Infantino se hizo presente en el Estadio Gigante de Acero para presenciar el partido que las selecciones de Estados Unidos y Canadá disputaron por la final de la W Concacaf, torneo clasificatorio al Mundial de Futbol Femenil que se realizará el año próximo en Australia y Nueva Zelanda y a los Juegos Olímpicos que se celebrarán en París en 2024.

Tanto él como otros directivos de la Concacaf, entre ellos su presidente Víctor Montagliani, y los fanáticos que asistieron al estadio fueron testigos del gol de penal marcado por una leyenda viva del deporte femenil como Alex Morgan, que le dio el título al conjunto de las barras y las estrellas.

Tras participar de la premiación a las campeonas y subcampeonas de un torneo en que la Selección de México se despidió demasiado rápido, Infantino mostró haber quedado encantado con el estadio de Rayados, que no había tenido el gusto de conocer hasta la noche de ayer.

"Es un estadio fenomenal. Un estadio de futbol fantástico. Es la primera vez que estopy aquí y es fenomenal", expresó el máximo mandatario del futbol mundial ante un grupo de reporteros que lo consultron sobre sus sensaciones por haber estado en el Gigantes de Acero, casa de Monterrey.

No habrá otra final en el Azteca

Así como hubo elogios para el estadio de Rayados, no hubo buenas noticias para el mítico Estadio Azteca, pues Infantino dejóm entreveer que este no volverá a albergar una final mundialista, puesto que lo más probable es que en la Copa del Mundo de 2026 esto suceda en los Estados Unidos.