Este jueves, volvieron las eliminatorias. El equipo de todos jugó contra Uruguay en el séptimo partido del proceso eliminatoria. La Blanquiroja necesitaba ganar para salir del último lugar. Además, la Copa América había cambiado la confianza.

El partido fue contra Uruguay y, por supuesto, estuvo parejo desde los primeros minutos. De hecho, fueron los Celestes quienes tuvieron las primeras opciones y el inicial control del partido. Igual, no lo reflejaron en el marcador. 

Fue cuando la Blanquiroja emparejó el trámite que pudo sacar diferencia. En un tiro de esquina, Paolo Guerrero ganó arriba. El balón se elevó y le quedó a Renato Tapia. El mediocampista inventó una jugada imposible totalmente inesperada. 

Renato Tapia hizo un chalacón impresionante. El balón se desvió y ingresó al arco de Muslera. Obviamente, el grito fue impresionante. Las postales quedaron hermosas. Lamentablemente, la respuesta uruguaya llegó rápido. 

Y es que solo unos minutos después, tras una mala salida, la Celeste logró el empate. Así terminó el primer tiempo. Ojalá esto les enseñe a los jugadores a no relajarse después de un gol. A seguir muchachos.