Novak Djokovic ha sido uno de los centros de atención en el mundo del deporte en esre inicio de año. El serbio fue deportado de Australia por negarse a recibir la vacuna, siendo criticado por gran parte del mundo. Ahora sale a la luz una importante inversión del número 1 del mundo para el desarrollo del tratamiento contra el COVID-19.

Han sido días intensos en el entorno de Novak Djokovic. El tenista generó un escándalo en el Australian Open por ingresar al país sin haber estado vacunado. El balcánico había  tramitado un permiso especial para poder arribar a Melbourne, pero luego de una larga batalla legal y muchas polémicas, este fue deportado.

 

La posición de Nole ante las vacunas contra el COVID-19 es conocida por todos y lo ocurrido reavivó una inmensa discusión en las redes sociales entre sus fanáticos y sus detractores. Sin embargo, no era de conocimiento público el interés del tenista en las investigaciones del virus para dar con la cura. 

QuantBioRes

Según informa Reuters, Novak Djokovic adquirió el 80% de las acciones de la compañía danesa QuantBioRes en el año 2020. En su propia página web, la firma define como su objetivo "ayudar a la humanidad desarrollando tratamientos y curas contra retrovirus y bacterias resistentes".

Resulta que esta empresa es una de las que trabaja durante la pandemia para dar con un tratamiento efectivo contra el COVID-19. Esta es una movida importante por parte del tenista, ya que, pese a negarse a las vacunas, pone su grano de arena para desarrollar el tratamiento.