Resta todavía una confirmación oficial, pero todos en Manchester United saben que Ralf Rangnick será el encargado de dirigir al equipo hasta finales de temporada. El germano llegará por fin a la élite de este deporte con una política de fútbol que encaja y poco con un Cristiano Ronaldo que teme por las declaraciones del DT en 2016.

Manchester United no dio en la tecla para traer a Mauricio Pochettino y apostará finalmente por un entrenador consolidado en cuanto a la progresión de jóvenes talentos se refiere. Haaland, Mané, Firmino, Kimmich o Upamecano son solo algunos de los diamantes en bruto descubiertos por un entrenador que esperan que pueda seguir potenciando a los más chicos.

 

Es justamente este plan el que choca con el futuro de un Cristiano Ronaldo que luego de ser suplente anoche en Stamford Bridge contra Chelsea, sabe que de arranque le costará y mucho ser titular en el equipo de Ragnick. El germano vendrá para traer un fútbol físico, de una presión alta y donde todos sin importar su nombre, tendrán que correr.

La frase de la discordia

Las palabras de Ragnick que recorren el mundo ahora mismo pasan por cuando en el 2016 y al ser consultado sobre si contaría algún día con jugadores de la talla de CR7 o Messi para sus proyectos, el germano fue contundente en su valoración. El portugués no tenía más de 30 años en ese entonces, por lo que habrá que ver que piensa su nuevo DT ahora que el delantero pasa los 36.

“Seguiremos con la misma idea a la hora de fichar, apostando por los jugadores jóvenes. No queremos superestrellas. Messi y Cristiano son buenos, pero, además de caros, ya son demasiado viejos para nuestro proyecto”, es la frase que ahora mismo hace pensar que la de la mano de Ragnick, el futuro de CR7 en Old Trafford es un autentico misterio.