Si bien Golden State Warriors está logrando salir de su mal inicio de temporada en la National Basketball Association (NBA), ganando cuatro de sus últimos seis juegos, quieren salir definitivamente de su crisis, y para ello alguien que será fundamental en pos de ese objetivo es el experimentado Draymond Green.

Luego de la polémica que experimentó en la Pretemporada, donde tuvo un serio incidente con su compañero Jordan Poole, mientras está la duda si tomará su opción de jugador para la próxima campaña, el ala-pivot se enfoca netamente en el juego.

Y es que el entrenador de los Warriors, Steve Kerr, ha determinado que tanto Green como el canadiense Andrew Wiggins comanden la segunda unidad del equipo, uno de sus puntos débiles en esta temporada de NBA, sumando minutos con los suplentes y haciendo de guías para ellos y los jugadores más jóvenes.

 

La decisión de Kerr con Green para que Warriors mejore
 

"¿Qué estoy haciendo? En primer lugar, simplemente intento reducir la velocidad de la unidad. Esa unidad no debería jugar tan rápido como la primera unidad. Debería ser más metódica. Deberían ceñirse más al plan", partió señalando el jugador de 32 años.

En ese sentido, Green agregó que los suplentes de Warriors "deben trabajar con movimientos más pautados en lugar de movimientos y ataques aleatorios. Creo que, en mi caso, solo tratar de reducir la velocidad de esa unidad y, en segundo lugar y más importante, asegurarme de que esa unidad esté defendiendo".