Lamentablemente el 2021 no para de darle golpes al fútbol argentino y en el mismo mes en el cual se retiraron Leonardo Ponzio, Maximiliano Rodríguez, Ignacio Scocco y Ricardo Álvarez, el que decidió decir adiós por una arritmia cardíaca fue un ídolo al que se esperaba por estas tierras: Sergio Aguero.

 

Si bien declaró en más de una ocasión que su deseo era ponerle fin a su carrera en Independiente, este problema de salud que comenzó a manifestarse el 30 de octubre en un Barcelona - Alavés terminó cerrando la carrera del Kun anticipadamente y dejando sueños por cumplir. Una deuda que ya no podrá ser saldada y que genera una sola pregunta al hincha: ¿Por qué no?

Varios son los rumores que intentan explicar el porqué Agüero no volvió al Rojo de Avellaneda. Principalmente la lógica indica que a sus 33 años y tras ser el máximo goleador de la historia del Manchester City, el delantero se veía con cuerda para seguir en las grandes ligas y así meterse en el Mundial de Qatar 2022. No hay que olvidarse que fue suplente en la Copa América 2021.

A priori parecía que las ganas de permanecer en la élite hicieron que Agüero decida firmar para el Barcelona y no volver a Independiente. Sin embargo, Leonel del Castillo (padre del Kun) contó hace un tiempo unas diferencias muy marcadas con la dirigencia encabezada por Hugo Moyano.

En una entrevista que brindó cuando el Kun firmó para el conjunto Culé, Del Castillo afirmó que hace un tiempo tenía la entrada prohibida la entrada al predio del rojo. Además, comentó que Mauricio, su hijo y hermano de Sergio, no tenía permitido entrenar con la reserva de Independiente pero tampoco le daban el pase en libertad de acción; por lo que dejó el fútbol.

Dadas estas declaraciones, uno puede pensar que si Agüero tenía pensado volver a Independiente tras su paso por Manchester City tranquilamente podría haber cambiado de parecer dadas las claras diferencias con Hugo Moyano. No es un dato menor que este año hay elecciones en el club.

Por una cosa o la otra, la vuelta del Kun Agüero a Independiente quedó solo en palabras y en ilusiones. Igualmente, y pese a estar lejos, el jugador financió muchas obras en el predio del Rojo que demuestran que nunca se fue del todo y que siempre amó al club de Avellaneda.