Real Madrid vuelve al modo UEFA Champions League. Tras golear a Girona y sentenciar media Liga, los Merengues se medirán contra un RB Leipzig que les recibirá por segunda vez en la historia. Tras un ascenso sin límites desde el año 2009, el proyecto de Red Bull se ha ganado tanto el respeto como repudio de todo el fútbol teutón. Por esto se le considera el club más odiado de toda Alemania.

Los germanos se metieron en la cita tras quedar segundos del grupo del Manchester City. 12 puntos ante Red Star o Young Boys han firmado los hombres de un Marco Rose que volvió a casa hace 12 meses y saldrá mañana con un equipo lleno de promesas construido su historia moderna en la Bundesliga o Europa por medio de prácticas que poco o nada gustan en el fútbol teutón. Esta es la historia que les llevó a los primeros planes del balompié alemán.

Para entender esta trama hay que devolvernos hasta el 2009, donde la compañía Red Bull buscaba meterse en la Bundesliga tras haber conseguido dicho hecho en Estados Unidos y Austria. Luego de ser rechazado por los cargos más altos del fútbol alemán en su deseo, fueron a la última división de este deporte en Alemania para quedarse por solo 350.000 euros con el modesto Spiel-und Sportverein Markranstädt, quien pasó a llamarse desde ese momento RasenBallsport Leipzig. Empezaba la revolución.

Hay diversas explicaciones de ese rechazo unilateral de la Bundesliga y sus aficiones al proyecto comandando por la multinacional en el norte de la región de Sajonia. La entrada de un gigante económico como Red Bull no gustó a la Bundesliga, quienes vieron el ascenso del Leipzig desde quinta división hasta primera en apenas siete años sin poder mover un dedo contra esto. Vinieron del fútbol amateur y ahí el ente no tenía potestad.

El recelo por la promoción que se hacía la empresa con el fútbol no gustaba en Germania. Tampoco esa política de no promover el famoso 50+1 que tanto destaca en la Bundesliga. La ley con la que ningún propietario de un club en Alemania puede tener más poder de decisión que los socios de este se rompía en Leipzig, donde todas las medidas son comandadas por Red Bull desde la sombra. La cosa ha ido mutando sí, pero tiene sus inicios en una compañía detrás de todo un equipo de fútbol.

Odio al fútbol moderno

El ascenso de Die Rotten Bullen hasta las semifinales de la Liga de Campeones en 2020 no puede explicarse sin una agresiva captación del talento juvenil en otros clubes. Los equipos de la Bundesliga han denunciado en varias ocasiones como RB Leipzig ha seducido a sus canteranos. Las propuestas de dinero inalcanzables para menores de edad que apenas cursaban sus primeros años en las inferiores de otras entidades. Dortmund, Hoffenheim o Mainz, los más afectados en este sentido. Mario Gómez ya explicaba a Bolavip en verano del 2023 las claves de todo.

“Nosotros somos un proyecto más allá de la marca que tenemos detrás. Entendemos que el futuro siempre pasa por estar un paso adelantado a nuestros competidores en el mercado”, reflexiones de la leyenda del Bayern Múnich. Ahora trabaja como asesor del grupo Red Bull. La Supercopa obtenida en verano por el Allianz Arena, de la mano con una quinta posición actual en la Bundesliga.

“Un club de plástico”

Así definen en Alemania la gran mayoría de equipos a un RasenBallsport Leipzig que en las próximas horas pondrá a prueba al campeón de Europa en una noche de Champion League marcada por dos modelos distintos de dirección en el fútbol de élite. Die Rotten Bullen, la entidad más particular y odiada de toda la Bundesliga.

La temporada pasada no olvidemos, firmaron ante Real Madrid una derrota por 2-0 en el Bernabéu e igualmente una victoria como local por 3-2. Benjamín Sesko, Dani Olmo o Xavi Simmons, algunas de las figuras de un equipo singular donde los haya por Germania. Mañana buscará dar uno de los mayores batacazos de su historia en la Liga de Campeones.

Encuesta ¿Quién es el segundo grande de Alemania?

¿Quién es el segundo grande de Alemania?

YA VOTARON 0 PERSONAS