El futuro ya está aquí. Desde la FIFA anuncian la llegada de su última apuesta de cara a revolucionar el mundo del fútbol y sus competencias. El fuera de juego semiautomático ya es una realidad y será inaugurado por todo lo alto en la Copa del Mundo de Qatar 2022. Así funciona la herramienta que cambiará para siempre el mundo del arbitraje.

Rusia 2018 ya había gozado del VAR, pero desde Zúrich han dejado en claro que el fútbol debe seguir dando pasos al frente en cuanto al uso de la tecnología. Desde el próximo 22 de noviembre llega una apuesta sin precedentes y donde cada jugada esperan que pueda quedar definida en un total de 25 segundos.

 

FIFA no quiere seguir con las demoras que se toman la sala board en cada intervención que el VAR debe realizar durante un encuentro. 25 segundos le tomará a los árbitros ahora saber si una jugada cae o no en fuera de juego, así como ver como se ha llegado a este. Por medio de una recreación 3D en las pantallas de Qatar 2022, podremos ver al detalle cada medida de los colegiados en cuanto a una jugada que pocas superan a la hora de generar tensión en el espectador.

Vanguardia tecnológica

Johanmes Holzmüller, subdirector de tecnología de la FIFA, fue el encargado de presentar el proyecto ante Gianni Infantino y compañía. Por medio de 12 cámaras instaladas bajo el techo de cada feudo, se captarán los movimientos del balón y un total de 29 puntos de datos de cada futbolista hasta 50 veces por segundo. Dicho sistema permitirá en cuestión de segundos plasmar en la pantalla 3D cada extremidad de los protagonistas.

Al Rihla, balón de la Copa del Mundo, será el otro centro de recopilación de datos que enviará toda la información sobre el golpeo de balón a la sala board. Mezclando ambos sistemas, FIFA pretende que los árbitros y espectadores puedan conocer en algo más de 25 segundos (antes de la media eran 70), si una jugada se convierte o no en fuera de juego. El futuro de los líneas en banda de momento, no corre peligro.