Víctor Hugo Marulanda llegó a nuestro país para hacerse cargo de la gerencia más importante en Alianza Lima, la deportiva. Pero su trabajo no se pudo ver reflejado, sea por los bajos rendimientos, contrataciones polémicas y detalles que escaparon de sus manos, porque en lo deportivo nada funcionó.

Luego de muchos meses, el profesional colombiano habló desde un lugar muy lejano para 'Toca y Pasa'. Marulanda sostuvo muchos temas, entre ellos la clave para irse al descenso en cancha la temporada pasada, la contratación de Jefferson Farfán, el proyecto incompleto de Daniel Ahmed. Entre otras cosas.

"Hacer un análisis comparativo para mí es muy difícil porque no he visto los suficientes partidos, los rendimientos se ven en las temporadas. Ahora alianza tiene 3-4 líderes grandes y varios chicos en evolución, pero es difícil entrar a comparar la actualidad, que me gusta, contra lo de hace seis meses. El equipo, por el rendimiento, era muy complejo que ganara y hay temas de camerinos que yo no voy a hablar, pero es difícil taparle a la gente que el rendimiento colectivo estuvo muy por debajo. Nunca nos encontramos con lo que queríamos y por eso la gente quedó muy desilusionada". 

Sobre la llegada de Jefferson Farfán a Alianza Lima. Víctor Hugo Marulanda, exdefensor central también en tienda íntima, reveló que él empezó las conversaciones: "Es una satisfacción muy grande ver a uno de los ídolos de Alianza y del fútbol peruano, el año pasado se empezaron las conversaciones, hubo personas que focalizaron esa negociación porque nosotros estábamos en un tema que el equipo no ganaba y había personal directivo que encaminó esa negociación". 

Finalmente, quiso quitarle presiones a Daniel Ahmed, quien fue señalado como uno de los culpables. Para el colombiano la historia es distinta: "El procedimiento en ese momento no fue el ideal. Con Daniel creo que no supimos gestionar el procedimiento porque cuando uno trae a cualquier persona piensa que va a cambiar el rol, pero estaba tan difícil la situación. Cuando en algún momento se tenía a un entrenador como Pablo Bengoechea y a Daniel Ahmed en la estructura yo estaba muy tranquilo porque uno conocía el fútbol profesional perfecto y el otro todo el fútbol base, yo pensaba que Alianza estaba muy sólido, pero ni con el uno ni con el otro la parte deportiva funcionó. De Salas teníamos un concepto, hablábamos con los jugadores y estaban contentos, pero llegaban los partidos y nada".