Paris Saint-Germain (PSG) fue uno de los protagonistas del cierre del mercado de pases por su negativa de dejar ir a Kylian Mbappé a Real Madrid. Ahora llega el momento de hacer balances en la tesorería del club parisino y las cuentas no cierran. La entidad francesa ha finalizado la ventana de fichajes con un gran déficit. 

PSG ha hecho un mercado de pases histórico. El club francés incorporó a Lionel Messi, Sergio Ramos, Gianluigi Donnarumma, Georginio Wijnaldum, Achraf Hakimi y Danilo Pereira. Sorprendentemente, estos 2 últimos fueron los únicos que fueron pagados, ya que el resto de los nuevos fichajes fueron firmados como agentes libres.

 

Aún así, PSG gastó un total de 76 millones de euros entre las fichas de Hakimi y Danilo. Tomando en cuenta que el club solo ingresó 9 millones de euros por las ventas de Mitchel Bakker (Bayer Leverkusen) y Alphonse Aréola (West Ham), hay un déficit en la tesorería parisina de 67 millones en este último mercado de pases. 

¿Qué sucederá con la DNCG?

La DNCG (Dirección Nacional de Control de la Gestión) es el ente que se encarga del control financiero de los clubes de francia. PSG había aclarado al organismo que su intención para el cierre del ciclo en curso (julio 2022) era recaudar 180 millones de euros. Sin embargo, esta meta parece imposible, dado que su ficha de mayor valor es la de Kylian Mbappé, por quien rechazaron hasta 200 millones de euros.

Cabe recalcar que la DNCG no obliga a los clubes a vender jugadores siempre y cuando se les presente garantías de solvencia para amortizar pérdidas. Sin embargo, el ente ha emitido sanciones a clubes de la Ligue 1 por el desbalance de sus cuentas en los últimos meses. Este fue el caso de Olympique de Marsella, quienes perdieron el fichaje de Amine Harit por su obligación de vender jugadores.