Si hay un jugador con ganas que llegue el 28 de mayo es Mohamed Salah, hace días lo viene posteando en sus redes, siente que la final de la Champions League es su revancha, pero no tenía en planes una lesión muscular que pone en alerta a todo Liverpool.

El egipcio fue reemplazado en la final de la FA Cup ante Chelsea a los 32 minutos del partido por una molestia en el aductor de la pierna derecha. Cuando el juego estaba detenido por que Alisson Becker estaba siendo atendido, el egipcio se sentó en el campo y dijo basta.

Las alarmas están encedidas en Anfield porque a solo 14 días de la gran final de Champions ante Real Madrid, su futbolista emblema sufrió esta lesión que lo puede alejar del partido más importante de la temporada.

En el juego ante Chelsea lo reemplazó Diogo Jota, pero para la final ante Real Madrid será una sentida baja, que además espera ansioso este partido, desde que se enteró de que su rival iba a ser el Madrid, Salah mandó mensajes para calentar la final como el famoso "Tenemos cuentas por saldar".

 

Es que para MoSalah la final del 2018 fue frustrante, se fue lesionado por una torpe falta de Sergio Ramos que lo terminó sacando del partido a poco de iniciado, y aunque ganó la Champions en 2019 ante Tottenham, siente que enfrentar al equipo de Ancelotti será una revancha especial, pero no contaba con una lesión muscular que lo dejó, por ahora fuera de la FA Cup a solo dos semanas del gran desafío europeo.