Hace solo un mes atrás, cuando la temporada pasada llegaba a su final y Lionel Messi se encontraba en la Selección Argentina, el jugador del PSG confesaba en una entrevista que no había sido su mejor año pero que se preparaba para demostrar que es el mejor de todos en este año.

Un compromiso que ya comienza a notarse ya que Messi volvió a ser una de las grandes figuras del París en lo que fue el último amistoso del equipo francés en su gira por Japón. Suelto por todo el frente de ataque, el argentino aportó su granito de arena en la goleada 6-2 sobre Gamba Osaka.

Con el partido en ventaja por 3-1 para los parisinos, una salida desde el fondo derivó en Lionel Messi para que este cambie el ritmo desde la mitad de cancha y abra el juego con Neymar por el sector izquierdo. Paciente, el 10 del PSG esperó el movimiento de Messi y se la sirvió en bandeja cerca del punto penal para que el argentino definiera a la carrera.

Con este gol, el capitán de la Selección Argentina completó una buena preparación con dos goles en los tres partidos que disputó el PSG durante la gira. Un rendimiento que demuestra la comodidad que siente Messi con el nuevo esquema de Galtier tras la era Pochettino.

De esta manera, PSG terminó su pretemporada sin las grandes luces de los amistosos que se juegan en Estados Unidos pero afianzando el plantel para la temporada que comenzará en solo 6 días cuando juege la Supercopa de Francia ante el Nantes, campeón de la Copa.