El máximo ente del fútbol europeo no quiere otra final sin público en sus tribunas. Las imágenes del encuentro entre Bayern y PSG hace casi 9 meses todavía duelen un una UEFA que por segundo año consecutivo está a solo un paso de cambiar la sede la definición de la Liga de Campeones. En medio de las informaciones sobre la disputa entre Londres, Lisboa, Estambul y Porto por quedarse con el evento, será justamente la última quien ha sido anunciada como la nueva casa del Manchester City vs. Chelsea que se viene en menos de 2 semanas.

Si bien la intención de UEFA era realizar el encuentro en Wembley a sabiendas de que serán justamente dos equipos ingleses los que se enfrentarán por el título, las negociaciones con el Gobierno Británico han venido enfriándose a medida que las restricciones y cuarentenas obligatorias para viajeros no son levantadas. En medio de todo esto y al igual que la pasada temporada, Portugal propuso dos sedes que empezaron a ganar fuerza con el correr de las horas.

Do Dragao, ante su primera gran cita

La casa del Porto tiene el aval de UEFA y FIFA para quedarse con el evento. Con una capacidad para 50.000 personas, se espera que 12.000 ingleses puedan viajar al estadio del equipo luso para ver a su club el próximo 29 de mayo. Al no ser calificado ahora mismo como un destino de riesgo para ciudadanos del Reino Unido y luego del exitoso desarrollo de la burbuja de Lisboa el año pasado, Portugal hará por segundo año consecutivo como anfitrión de la final de la UEFA Champions League.

Será la primera vez que el Estadio Do Drago reciba una cita de tal calibre. Hasta ahora, las finales disputadas en territorio portugués habían pertenecido meramente a Lisboa tanto en el Estadio Nacional, como en el Da Luz de Benfica. ¿Dará UEFA a Estambul la final de 2023?