La Selección Mexicana de Futbol y su par de Ecuador chocaron en un amistoso internacional en la cancha del Bank of America Stadium de la ciudad de Charlotte, Estados Unidos. Ante la presencia de 39,887 aficionados, el Tricolor B evidenció problemas defensivos y se llevó una derrota por 3 a 2.

 

Sin poder contar con futbolistas de la MLS, Europa o Monterrey y América por la final de Concacaf, Gerardo Martino debió echar mano a un equipo de futbolistas del medio local y mayormente no considerados para medirse ante los sudamericanos. Para este juego, el Tri arribaba con una racha de seis partidos sin perder, con cuatro victorias y dos empates.

El encuentro comenzó con un increíble gol de vestidor después de un mal rechazo de Osvaldito Rodríguez, para que Jhonny Quiñonez remate al palo izquiedo ante una floja respuesta de Jonathan Orozco. Sin embargo, el Tricolor reaccionaría rápidamente por medio de una jugada individual de Santiago Giménez, que trabó y cayó en el área cuando iba a definir, y desde el suelo asistió al Piojo Alvarado para que la empuje hacia el tanto del empate

 

Pero nuevamente los ecuatorianos reaccionarían rápidamente con una buena jugada colectiva. Janner Corozo combinó una pared con Michael Estrada, delantero de Toluca, y este le devolvió una buena pared para que remate de manera mordida pero efectiva para señalar el 2 a 1.

En el complemento, la Selección Mexicana se dedicó a presionar y comenzó a provocarle peligro a su rival, hasta que a los 58' llegaría la merecida igualdad. Un remate parado del Piojo Alvarado salió hacia fuera del área y apareció Osvaldito Rodríguez con un tremendo zurdazo dirigido al ángulo superior derecho, para señalar el 2-2.

Sin embargo, los errores defensivos no perdonarían a México. Un lateral sobre el sector izquierdo del ataque complicó a la defensa azteca, y Djorkaeff Reasco anticipó a Haret Ortega y aprovechó para asistir al recién ingresado Walter Chalá hacia el centro del área, y este solo debió empujarla hacia la red. El 3 a 2 sería definitivo.