Por Barcelona empieza a entenderse que será más que complicado rematar con fuerza un mercado de fichajes donde los culés han puesto más dinero que nadie en LaLiga y donde todavía existen objetivos como Bernardo Silva o Marcos Alonso para la entidad. Sin más palancas para reducir el límite salarial de la entidad habrá que vender y Chelsea puede ser el gran ‘aliado’ en este sentido. Apuntan desde Cataluña que todo es inminente.

Las negociaciones con Gerard Piqué y Sergio Busquets se encuentran estancadas, las marchas de Memphis Depay, Samuel Umtiti o Martin Braithwaite en veremos y Barcelona lucha contra el tiempo para inscribir a todos sus fichajes antes del 31 de agosto a las 23:59. Un ingreso de dinero, lo único que destraba todo ahora mismo.

 

Desde Sport apuntan que Joan Laporta y compañía tendrán que tomar duras decisiones, que estas pasan por uno de los mejores hombres que haya tenido Xavi Hernández sobre el césped y que la operación en si es inminente. Chelsea, si todo sale bien, pondrá 30 millones de euros para quedarse con sus goles.

El sacrificado

Solo se podrá inscribir a Jules Koundé si la operación llega a buen puerto y tanto Fabrizio Romano como el medio apuntado dejan en claro que los Blues ya pactan sueldos y comisiones con un Pierre Emerick Aubamenyang que empieza a despedirse del Camp Nou. La operación depende meramente de hasta que punto está dispuesto Thomas Tuchel a pujar por ese 9 que le hace falta en The Bridge.

Barcelona espera por esos 30 millones para inscribir a Koundé, pero hay otra vía de pago que puede incluirse y que pasa por un intercambio con Marcos Alonso donde ambas partes refuercen esas demarcaciones que tanto les han hecho sufrir en el último tiempo. Pierre Emerick Aubamenyang, el sacrificado por la junta directiva culé tras el ‘no’ de los capitanes.