El 2021 fue un año repleto de alegrías para la Selección Argentina. Después de 28 años, los comandados por Scaloni lograron sacarse un gran peso de encima y volvieron a gritar campeón de la Copa América. Pero también hubo momentos de dolor.

Más allá de la gran alegría que Messi y el resto de los muchachos le dieron al pueblo, muchos sufrieron con la noticia que brindó Sergio Agüero, al notificar que se retiraba de la actividad profesional por un problema cardíaco. Pero no fue el único que colgó los botines.

A lo largo del año, diferentes futbolistas que vistieron la camiseta de la Selección Argentina tomaron la decisión más difícil de sus vidas, ya que no volverían a jugar profesionalmente al fútbol. ¿Quiénes fueron?

Sergio Agüero: estando en Barcelona, el Kun debió colgar los botines por una arritmia que le impidió continuar con su carrera en alta competencia. Su último partido fue el 30 de octubre, día en que Diego Maradona, su ex suegro, hubiese cumplido 61 años.

Luis González: el ex mediocampista de River, que también brilló en Porto y Olympique de Marsella, pero se hizo ídolo indiscutido de Athletico Paranaense, colgó sus botines tras 23 temporadas en actividad. A sus 40 años, decidió ponerle punto final el pasado 28 de mayo.

Ezequiel Garay: uno de los futbolistas que fue subcampeón del mundo en Brasil 2014, decidió ponerle punto final a su carrera a los 34 años. Después de quedar en libertad de acción tras su paso por Valencia, el ex Newell's abandonó la actividad en julio pasado.

Leonardo Pisculichi: amado por los hinchas de River y de Argentinos Juniors, uno de los últimos enganches que tuvo el fútbol argentino se retiró lejos de sus tierras. Con la camiseta de Burgos (Segunda División de España) y a los 37 años, Piscu le dijo adiós a la redonda.

Leonardo Ponzio: la vida del ex mediocampista de Newell's y Real Zaragoza estuvo siempre vinculada al fútbol. Después de 22 años como profesional, sentenció su carrera en River, donde se transformó en el futbolista más ganador de la historia del club de Núñez.

Ignacio Scocco: tras jugar en River, regresó a Newell's, el club de sus amores. Con 36 años en su espalda, el ex AEK Atenas colgó los botines junto a otro de los ídolos de la Lepra: Maximiliano Rodríguez.

Maximiliano Rodríguez: toda una carrera repleta de éxitos, donde jugó en varios de los equipos grandes de Europa. Sin embargo, en la retina de todos los futboleros quedará por siempre el golazo a México en Alemania 2006 y el penal con el que Argentina se metió en la final de Brasil 2014. 

Jonás Gutiérrez: a sus 38 años, el Galgo colgó los botines defendiendo la camiseta de Almagro, en la Segunda División del fútbol argentino. Disputó el Mundial de Sudáfrica 2010 con la camiseta de la Selección Argentina, y con la dirección técnica de Diego Armando Maradona.

Pablo Barrientos: en febrero de este año, jugando para el club de su ciudad, Newbery de Comodoro Rivadavia, el Pitu le dijo adiós al mundo futbolístico. Su último paso, antes de regresar al país, fue en Toluca.

Ricardo Álvarez: regresó al club de sus amores para dar sus últimas puntadas, pero no logró tener la continuidad deseada. Otro de los subcampeones del mundo en Brasil 2014, abandonó la práctica profesional. La redonda ya extraña la delicadeza de su zurda.

Fabricio Coloccini: fue muy extensa su carrera, donde brilló en la Premier League con la camiseta de Newcastle United. En su retorno a Argentina, con la camiseta de San Lorenzo no pudo demostrar la calidad que lo mantuvo en Europa, ya que lo afectaron las lesiones. Colgó los botines en Aldosivi, a los 39 años.

Matías Caruzzo: con 37 años, en Rosario Central, decidió abandonar el fútbol profesional. A pesar de que no jugó en Europa, tuvo la chance de vestir la camiseta del seleccionado nacional y, en 2009, hizo su debut con la Albiceleste.