Este domingo 26 de noviembre se cumplen 27 años de la primera chance que tuvo River de ser campeón del mundo por segunda vez. Fue en el Estadio Nacional de Tokyo contra la Juventus de Marcello Lippi por una Copa Intercontinental de 1996 que estuvo plagada de polémicas dentro y fuera del campo de juego.

En lo deportivo, hubo tres situaciones claras que podrían haber cambiado el resultado final del encuentro que terminó siendo favorable para el elenco de Turín por 1 a 0. La más recordada por el público millonario es el último acercamiento del elenco de Ramón Díaz mediante una combinación entre Leonardo Astrada y Ariel Ortega con un remate que terminó impactando en el travesaño.

Sin embargo, lo más trascendente de la secuencia en cuestión no fue el riesgo para el arco de la Vecchia Signora, sino el atropello del legendario arquero Angelo Peruzzi al Burrito, el cual tendría que haber sido considerado penal por parte de Márcio Rezende (por cierto, brasileño), árbitro designado por la FIFA para el cruce entre el campeón de la Copa Libertadores y de la Liga de Campeones de la UEFA.

La segunda, que también habría incidido, sin dudas, en el marcador, fue un golpe que Alessandro Del Piero, autor del único tanto de la Copa Intercontinental 1996, le propinó con su mano derecha en el rostro a Celso Ayala cuando todavía iban 0 a 0. Una acción que, de haberse advertido, tranquilamente hubiese sido sancionada con expulsión. No obstante, ni siquiera fue amonestado.

Y la tercera, una patada criminal de Didier Deschamps contra Ariel Ortega (en quien estaba puesta la mira de la defensa de la Juventus) para cortar un avance de River en mitad de cancha. El juez una vez más se hizo el distraído y no mostró ni la tarjeta amarilla. Como si fuera poco, a las controversias se les puede añadir un intento de ataque del equipo de Ramón que fue cortado de una forma cuanto menos llamativa. Uno de los líneas cobró fuera de juego una aproximación al área rival de Juan Pablo Sorín, con Paolo Montero y Sergio Porrini habilitando notoriamente.

En 2013 se confirmó que los jugadores de la Juventus estaban dopados con EPO

En 2013, en la TV pública de Países Bajos, un grupo de científicos italianos reveló casos de consumo de sustancias en diferentes disciplinas deportivas. Una de ellas fue la Juventus de 1996. Por una serie de documentos confiscados, se comprobó que para la final de la Copa Intercontinental habían consumido EPO, una sustancia que acelera la recuperación de los músculos.

De todas maneras, EPO, en aquel entonces, no estaba debidamente aclarada como una sustancia prohibida. Por eso, ninguna autoridad o incluso River contó con las herramientas suficientes para presentar una denuncia contra la organización o, puntualmente, contra la Juventus.

¿Cómo formaron River y Juventus aquella Final de la Copa Intercontinental?

El River de Ramón Díaz formó con: Roberto Bonano; Hernán Díaz, Celso Ayala, Eduardo Berizzo, Juan Pablo Sorín; Roberto Monserrat, Leonardo Astrada, Sergio Berti, Ariel Ortega; Enzo Francescoli y Julio Cruz.

La Juventus de Marcello Lippi: Angelo Peruzzi; Moreno Torricelli, Ciro Ferrara, Paolo Montero, Sergio Porrini; Didier Deschamps, Vladimir Jugovic, Angelo Di Livio, Zinedine Zidane; Alessandro Del Piero y Alen Boksic.

Encuesta ¿Creés que River fue perjudicado?

¿Creés que River fue perjudicado?

YA VOTARON 0 PERSONAS