Sorpresa en el fútbol olímpico femenino. Estados Unidos cayó en semifinales ante Canadá y se perderá la final de Tokio 2020, tal como en Río 2016. Las dirigidas por Bev Priestman lograron el triunfo por 1-0 con el gol de penal de Jessie Flemming en el segundo tiempo. 

La Selección de las barras y estrellas estará ausente en la definición por segunda vez consecutiva, las únicas dos en las que no fueron protagonistas. Desde Atlanta 1996, cuando apareció el fútbol femenino en los Juegos Olímpicos, las estadounidenses ganaron cuatro medallas doradas y una de plata. 

Canadá confirmó que no fue casualidad la eliminación a Brasil en los cuartos de final y este martes disputaron un sólido partido en el que aprovecharon la oportunidad que se les presentó. Los equipos tardaron en lastimarse en las áreas, pero en el promedio de la segunda mitad Estados Unidos tuvo las más claras de la mano de Carli Lloyd, pero Stephanie Labbe se convirtió en figura al atajar buenos remates. 

A casi 15 minutos del final, Tierna Davidson no vio que Deanne Rose, recién ingresada, venía por detrás de ella en el área y, al querer despejar la pelota, terminó pateándola y provocando un penal que fue confirmado tras la revisión en el VAR. Jessie Flemming convirtió desde los 12 pasos con un gran remate sobre el ángulo izquierdo de Adrianna Franch, que había ingresado en la primera mitad por la lesión de Alyssa Naeher

De esta forma, Canadá se metió por la mínima en la final de los Juegos Olímpicos, en lo que ya es la mejor actuación del equipo en la máxima cita del deporte. Australia y Suecia disputarán la segunda semifinal y definirán los cruces por el oro y el bronce.